Formación

header-secundarias

Marianistas en México

Aspirantado

El aspirantado es una etapa de formación marianista. El aspirante tiene la oportunidad de conocer más de cerca a la Compañía de María y viceversa; para profundizar juntos el llamado de Dios a la vida religiosa. Esta etapa de aspirantado es externa.

El aspirante tiene la oportunidad de visitar asiduamente a una comunidad marianista para ir adquiriendo experiencia a la vida comunitaria. El aspirante comparte con la comunidad eventos importantes como retiros, oración, posadas, fiestas patronales de la congregación, excursiones y la convivencia con los hermanos marianistas. Con miras al prenoviciado marianista.

Prenoviciado

La formación inicial empieza en esta etapa donde el candidato se integra a la vida de comunidad para comprender su capacidad de relacionarse e integrarse en la vida comunitaria. La formación humana es prioritaria y se basa en los siguientes aspectos:

  • Respeto y atención al propio cuerpo.
  • Capacidad de autodominio y de responsabilidad.
  • El equilibrio afectivo y sexual en la relación consigo mismo, con los demás, hombres y mujeres.
  • Apertura personal, y relación interpersonal madura.
  • El juicio recto.
  • El autoconocimiento.

También se incluye la formación cristiana, religiosa y marianista. Algunas actividades propias de esta etapa son: reuniones de formación; retiros prolongados o experiencias del desierto; contacto con el mundo de los pobres y marginados; deporte y trabajo manual; visitas a comunidades y obras de la Familia Marianista. Normalmente el pre-noviciado dura de seis meses hasta dos años.

Noviciado

El noviciado es la etapa de la auténtica iniciación a la vida religiosa marianista. En esto, el candidato comienza propiamente a vivir la vida de la Compañía de María con todas las exigencias y características marcadas por la Regla de Vida. El tiempo está dedicado exclusivamente a la iniciación del candidato en la vida religiosa marianista. La duración normal es de dos años.

El candidato deja su familia, sus amigos, su ambiente social, su ciudad o su pueblo…para introducirle en un mundo nuevo. El novicio se introduce en una vida de consagrado exclusivamente a Dios, en el seguimiento radical de Jesucristo. Para el marianista, se incluyen el conocimiento de María y la profundización en la relación personal con ella, en una alianza apostólica con ella.

Los medios propios del noviciado incluyen el acompañamiento espiritual por parte del maestro de novicios, la vida comunitaria, cursos y estudios, el contacto y el compromiso con actividades apostólicas. El noviciado está en Santiago de Chile, con novicios de muchos países de América Latina. Al final del noviciado, el candidato escribe una carta al Superior Marianista de México solicitando ser admitido a la primera profesión de votos en la Compañía de María. Esta profesión se celebra en una comunidad marianista de México.

VOTOS

  • Temporales
  • Perpetuos

Votos Temporales:

Votos temporales: Después de terminar la etapa del noviciado, los hermanos realizan sus primeros votos (llamados temporales), es necesario renovar sus votos cada año. Después de tres el hermano puede solicitar su profesión perpetua. El tiempo de votos temporales realiza su formación y continúa su discernimiento. Durante esta etapa el religioso continúa su formación espiritual y realiza un año de estudios religiosos, posteriormente estudia una carrera técnica o una licenciatura.

Votos Perpetuos:

Después de tres años de profesar votos temporales y un año de servicio en una comunidad de apostolado, el hermano religioso puede solicitar sus votos perpetuos en la Compañía de María, una característica de los votos perpetuos es el “voto de estabilidad” en la Compañía de María.

El hermano marianista comprende que el “voto de estabilidad” como un compromiso para asistir a María en su misión de llevar a Cristo al mundo entero. Los hermanos y sacerdotes marianistas realizan una formación permanente en la espiritualidad, comunidad y apostolado. Los votos perpetuos son profesados después de un discernimiento acompañado por su comunidad.

En esta etapa el hermano define su estado como religioso laico o religioso sacerdote . La formación para el sacerdote se lleva a cabo en Roma, Italia; p ara el hermano religioso laico y religioso sacerdote no hay privilegios o rango mayor, todos somos iguales.

Marianistas en: